lunes, 8 de septiembre de 2014

Despiden a Joan Rivers en Nueva York

La conductora y comediante Joan Rivers fue despedida el día de ayer en la ciudad de Nueva York, durante un funeral lleno de celebridades, paparazzis y todo el glamour de Hollywood, justamente como ella quería.
La repentina muerte de esta comediante conmocionó al mundo del espectáculo, pues fue la pionera de la comedia para las mujeres en Estados Unidos. Amada u odiada, Joan Rivers dejará un abismo profundo en la farándula que nadie podrá llenar, pues su humor es irrepetible e irremplazable.

Esta ha sido una de las publicaciones que más trabajo me han costado escribir, pues Joan significaba algo muy importante, admiraba a esta mujer que se abrió paso frente a tantas adversidades que surgieron en su vida.
Nada la detuvo a salir adelante, ni la pérdida de sus padres, ni el suicidio de su esposo, ni las diferencias que tuvo con su hija Melissa, ni el paso del tiempo, ni las cirugías ni mucho menos el duro mundo del espectáculo estadounidense. Joan era un ejemplo para mí. 

Mordaz, sarcástica y siempre yendo más lejos de donde debía con algunos de sus chistes, era un ejemplo de inteligencia, audacia y valor, pues ella es la única que se atrevía a ir a donde nadie quería dirigirse, además de decir lo que todos pensábamos. 

Ella defendía la comedia a capa y espada pues decía que "la comedia era lo único que teníamos, qué sería de nosotros si no rieramos". Y tiene muchísima razón. Joan Rivers murió el pasado 4 de septiembre debido a una complicación en una cirugía que se realizó en la garganta. La presentadora fue inducida al coma y si era despertada pudiera haber quedado en estado vegetal y la decisión de su familia fue desconectarla.
Cuando me enteré de las complicaciones y su estado en coma supe que era el final, pero entré en negación, no lo quería creer. Ese mismo día falleció el cantante Gustavo Cerati, de la misma manera que Joan, y fueron dos golpes duros difíciles de sobrellevar, porque cada uno había influido en mi vida de una manera especial.

Joan fue pionera en muchos sentidos, instituyó la alfombra roja y su crítica de moda era muy acertada, consagrándose con su programa Fashion Police, fue la primera en preguntar en la alfombra "¿Who do you wearing?" (¿De quién es el vestido que llevas?), una pregunta indispensable en todas las presentaciones, eventos y premieres.

Esta conductora, actriz y comediante falleció a los 81 años de edad, y dejenme contarles que a los 75 años grabó un documental llamado "Joan Rivers: a piece of work", en donde la siguieron durante un año, y era imparable. No hubo ni un día en donde dejara de trabajar, amaba lo que hacía y estaba dispuesta a mantenerse actual en el mundo del espectáculo, y a la edad que murió no dudo que el ritmo de trabajo siguiera igual.

Me duele pensar que ya no está con nosotros, pero su vida y su trabajo serán un recordatorio constante que nos demuestra que el trabajo duro tiene sus recompensas. Amada u odiada siempre será Joan Rivers, la conductora irreverente y elegante que nos hizo reir.

De todos los comentarios ácidos y mordaces que llegó a hacer en su programa de Fashion Police, uno de los "roast" que más me han hecho reir es a Lady Bunny, una famosa drag queen de Nueva York, de quien fue amiga por muchos años.

Cuando sea mayor quiero ser como Joan Rivers: glamourosa, chistosa, perspicaz y muy irreverente, porque al final del día "haters gonna hate". Hay que disfrutar la vida y aprender a reirnos de nuestras propias desgracias y problemas, esa es la más grande enseñanza que me dejaste, I'll always love you Joan Rivers.


No hay comentarios:

Publicar un comentario